Solo quien ha comido ajo puede darnos una palabra de aliento