El ajo sigue sobreviviendo de generación en generación