Las recetas con ajo pelado son, indiscutiblemente, las mejores del mundo y esto se debe a que es uno de los productos que más aporta por su sabor inconfundible. De hecho, hay un sinfín de recetas que no se pueden hacer sin la presencia del ajo. Un bulbo, cultivado desde tiempos inmemoriales y alabado por sus innumerables propiedades y beneficios, así como por sus usos culinarios.

Sin más preámbulos, en esta ocasión, desde Chemajos traemos una nueva y potente receta deliciosa con ajo pelado como protagonista: Pollo asado a los cuarenta dientes de ajo.

Ingredientes ración para cuatro personas:

  • 1 pollo entero de dos kilos para hornear
  • 40 dientes de ajo
  • 50 g de mantequilla
  • Manteca de cerdo o aceite de oliva virgen extra
  • 250 ml de agua
  • Sal rosa del Himalaya
  • Cucharada de pimienta negra recién molida

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 200ºC y mientras está en ello, por otro lardo, preparar los ajos.
  2. Derretir la mantequilla y embarrar con ella todo el pollo por dentro.
  3. Introducir 20 dientes de ajo en el pollo y cerrarlo con un cordel de cocina para que no se salgan.
  4. Mezclar en un bol la sal con la pimienta.
  5. Untar todo el pollo, esta vez por el exterior, con la manteca o aceite de oliva, la sal y la pimienta negra.
  6. Poner el pollo y el resto de dientes de ajos pelados en la bandeja o fuente de horno y añadirle el agua.
  7. Hornear durante una hora y media, hasta que se vea que el ajo está blandito y el pollo tenga un color dorado.
  8. Envolverlo durante quince minutos en papel de aluminio.

Pasado ese tiempo, solo queda cortarlo en trozos y acompañarlo con un poco de arroz, o una ensalada. Y eso es todo, una receta deliciosa con ajo pelado que no lleva mucha complicación, que solo necesita un poco de horno, mucho amor y productos básicos de toda cocina. Como es el ajo pelado, un realfood rico en propiedades y beneficios.