Cada receta con ajo pelado es un placer. Este superalimento es el acompañante perfecto de disímiles platos por el aroma, sabor y potencia que aporta. Sin embargo, son muy pocas las veces en las que se utiliza como ingrediente principal. Y esto debe cambiar, porque a pesar de ser un alimento pequeño, engloba una serie de propiedades y beneficios que multiplican su tamaño y valor.

Por esta razón, desde Chemajos traemos un plato conocido, sabroso y cuya elaboración necesita muy poco tiempo: el pan de ajo. Un snack rico, ligero, ideal para merendar o comer junto con una fresca ensalada o un trozo de carne a la plancha. Y es que, como dice el refrán: “Con pan y ajo crudo, se anda seguro”.

Ingredientes:

  • 1 barra de pan
  • 3 Cucharadas de aceite de oliva
  • 4 Dientes de ajo pelado
  • Sal
  • Queso parmesano
  • 8 Cucharadas de mantequilla
  • Una tasa pequeña con perejil picado

Elaboración:

  1. Precalentar el horno a 200ºC.
  2. Mientras, cortar la barra de pan en 12 trozos con forma de lámina.
  3. Poner a fuego medio-alto la sartén y echar un poco de aceite de oliva.
  4. Cortar los dientes de ajo pelado en trozos y dorarlos levemente en la sartén.
  5. Agregar la mantequilla y el perejil y mezclarlo todo un poco.
  6. Después de un minuto, cuando todo esté compacto y la mantequilla derretida, untar esta salsa de ajo pelado en las rebanadas de pan por la parte del migajón.
  7. Para finalizar y hacerlo más sabroso, si cabe, espolvorear un poco de queso parmesano rallado a todos.
  8. Hornear hasta que queden crujientes y dorados (unos 10 o 15 minutos).

La boca se hará agua mientras se ven los panes dorándose en el horno. Una vez pruebes esta receta con ajo pelado, la querrás comer a cada momento. Y en Chemajos damos fe de ello. Es increíble cómo se pueden hacer platos tan deliciosos con ingredientes aparentemente tan sencillos como estos. ¡Mmmm qué rico, a comer!