El Real food lo constituyen todos aquellos alimentos frescos, como el ajo pelado, cuyo procesamiento ha sido mínimo; o han pasado por un proceso de elaboración industrial que no afecta a su calidad. Mientras que las comidas ultra procesadas son las que contienen más de cinco ingredientes distintos. Entre ellos destacan los azúcares, los aditivos, los aceites vegetales refinados y otros.

No obstante, en muchas ocasiones la diferencia entre ambos grupos no está tan definida. Esto se debe a que, a pesar de que muchos productos muestren en su etiqueta reclamos como sin azúcares añadidos, bajo en sal o light, no son tan sanos como el real food. Por ende, hay que fijarse en la etiqueta. La comida real generalmente lleva un solo ingrediente, y este suele ser el propio alimento: plátano, ajo pelado, patata, lechuga y otros.

Se debe tener cuidado, entonces, a la hora de seleccionar lo que se va a comer.  Siempre será mejor tomar un yogurt natural acompañado de trozos de fruta que lo endulcen, que uno que ponga en su etiqueta 0% materia grasa con sabor a frutas. Porque, aunque estos contengan menos grasas, aportan una cantidad de azúcar que lo convierten en un ultra procesado poco saludable. Lo mismo pasa con las imitaciones de alimentos caseros. Es menos saludable tomar las sopas y cremas precocinadas, que prepararse en casa un buen caldo de pollo previamente sazonado con un sofrito de ajo pelado, aceite de oliva y cebolla.

Entonces, sabiendo esto, ¿te has pasado ya a la comida real y sana? Desde Chemajos, conocedores de sus beneficios y propiedades, te exhortamos a hacerlo. Y es que, alimentos reales como el huevo o el ajo pelado, por ejemplo, nunca podrán ser dañinos. Únete al movimiento Realfooding y consume productos tan ricos y nutritivos como el ajo, las verduras o los pescados.