Si ahora se nos cuestionara qué es aquello que destaca del ajo pelado, seguro que la mayoría hace referencia al sabor, al aroma, pero sobre todo a sus propiedades y beneficios. Este realfood es un producto indispensable en las cocinas, además de por lo dicho, por los nutrientes y por ser el remedio casero por excelencia. Así como por ser un vegetal rico y sano que se utiliza como base, como sazonador y/o como alimento principal en muchísimas recetas.

Queda claro, entonces, que el ajo pelado es un alimento real muy potente y nutritivo. No obstante, si no se trata de forma correcta, puede perder todas las propiedades que tiene.  Por eso desde Chemajos cuidamos mucho el producto y velamos para que sus características se mantengan intactas en cada faceta del proceso de elaboración.

  • Vigilamos, a la hora de recolectar el ajo, que la humedad de la tierra sea la correcta, que no haya llovido en días anteriores y que las hojas están completamente secas.
  • Intentamos que el proceso de secado y volcado sea lo más natural posible, donde el producto sea manipulado lo menos posible.
  • Para el desgranado y pelado utilizamos un circuito de máquinas vibradoras que están homologadas y que, como se ha investigado y demostrado, no maltratan ni afectan a las propiedades del ajo pelado.
  • Incluso, hacemos una nueva selección para eliminar las imperfecciones y aquellos ajos con impurezas y así poder enviar a los clientes finales el mejor producto.

En definitiva, así trabajamos en Chemajos. Procurando siempre que el ajo pelado esté perfecto por dentro y por fuera. Que mantenga, durante todas las etapas del proceso de elaboración, sus propiedades y nutrientes. Que todos puedan disfrutar en casa ese superalimento de forma tan natural como si se hubiese acabado de sacar de la tierra.

El objetivo es, por lo tanto, obtener todo el sabor y las propiedades del ajo pelado. ¿Y tú? ¿Ya has probado qué natural sabe nuestro ajo?