¿Sabías que conservar los ajos pelados metidos en un bote y en la nevera aumenta la vida de este realfood? Guardarlos en lugares frescos, secos y con ventilación, como, por ejemplo, la terraza o el balcón, también es una buena opción. Esto hará que el ajo perdure en la cocina durante mucho tiempo.

Entonces, aunque parezca que el ajo pelado, dura eternamente en la despensa gracias a sus características, requiere de ciertos cuidados a la hora de conservarlo de forma correcta. En Chemajos, conscientes de ello, seguimos siempre todos los pasos que aseguran, desde el minuto de su manipulación, el respeto y las mejores condiciones para conservar los ajos pelados. Por ejemplo:

  • El ajo se empieza a estropear y caduca su momento óptimo de consumo cuando se reseca. Así como cuando se reblandecen los dientes o empieza a germinar. En Chemajos, para alargar el tiempo en que aparecen estas circunstancias, los conservamos a temperatura ambiente, sin humedades y sin contacto directo con la luz solar.
  • Antes de dar por terminado el proceso de producción en la fábrica, los ajos son introducidos en recipientes herméticamente cerrados. Este envase evita los cambios bruscos de temperatura. Y mantiene el producto quieto, sin agentes exteriores que lo manipulen en exceso, provoquen magulladura o lo contaminen.
  • Este realfood también mantiene intactas sus propiedades y beneficios durante un prolongado tiempo (no más de dos meses para que no pierda sabor) cuando se pela y/o es congelado. Por ello, producimos el ajo en diferentes formatos, y todos estos oscilan entre el producto pelado y el congelado.

Estas son algunas de las mejores formas e iniciativas que se deben seguir para alargar la vida útil del ajo pelado. Y en Chemajos las tenemos en cuenta desde antes de su venta. Solo te queda seguir nuestra práctica, y mantener este superalimento básico siempre a mano y en las condiciones más idóneas para su mantenimiento y conserva.