El ajo pelado es rico por su potente sabor, por su olor y, por supuesto, por sus propiedades. Este vegetal es el remedio casero por excelencia para combatir muchas enfermedades y problemas del cuerpo humano. Entre ellas el reblandecimiento, la opacidad y la aparición de hongos y bacterias en las uñas.

Estos beneficios se derivan de las propiedades del ajo pelado, como el calcio y el magnesio. Que constituyen minerales que ayudan a conservar el esmalte y reparar la estructura dañada de las uñas. Aquí van, entonces, algunas formas de cómo preparar este remedio barato, sencillo y fácil de aplicar.

  1. Antes de dormir (mínimo tres noches), pasar la mitad de un diente de ajo sobre las uñas.
  2. Echar en un bote de esmalte vacío (o de otro tipo que tenga tapón) tres dientes de ajo pelado machacado, un poco de zumo de limón y media cucharada de aceite de oliva. Batir y aplicar en las uñas tres veces por semana antes de dormir. En este caso el ajo ayuda a endurecer, el aceite en la hidratación y el limón aporta colágeno para detener la descamación.
  3. Cortar dos dientes de ajo pelado y dejarlos reposar durante 20 minutos en un poco de agua. Transcurrido este tiempo, retirar el ajo y sumergir en él las uñas de las manos o los pies durante 15 minutos. Repetir esta acción un mínimo de tres veces por semana.

Y así de fácil es mantener las uñas sanas y bonitas. Gracias a remedios caseros como este, en los que solo se necesita el ajo pelado, un producto básico e indispensable de las cocinas. Es por eso que desde Chemajos incidimos siempre en la utilización y compra del ajo. Un alimento real con innumerables propiedades y nutrientes que favorecen el bienestar del organismo.

¡Ten siempre ajo pelado en la lista y a la vista!