El ajo pelado es conocido en la actualidad, sobre todo, por sus propiedades y beneficios, así como por ser un superalimento con innumerables nutrientes. No obstante, su historia tiene luces y sombras y a su alrededor existían creencias negativas por su fuerte aroma o sabor.

Es por eso que, aunque el ajo pelado siempre ha sido apreciado como condimento rico en beneficios para la salud, en algunos momentos de la historia, también llegó a ser repudiado.

  • En la antigua Grecia se prohibía a todas aquellas personas que habían consumido ajo, su entrada en templos dedicados a la diosa Cibeles. Y esto se debía, fundamentalmente, al fuerte olor que desprende.
  • Durante el Renacimiento, el empleo de este vegetal también disminuyó entre la nobleza y la realeza europea por el mismo motivo.
  • En la Edad Media a sus propiedades medicinales se le antepuso la creencia de que su uso estaba más relacionado con los conjuros malignos llevados a cabo por las brujas.
  • Los ajos pelados también son la principal causa de la primera huelga de la historia cuando retiraron su consumo en la dieta de los esclavos que construían las pirámides. Así como uno de los primeros actos de discriminación de los romanos hacia los hebreos, por el olor de estos tras comerlos.
  • Este superalimento, además, fue relacionado con las clases bajas, por ello, Alfonso XI Rey de Castilla funda en España la Orden de la Banda, a través de la cual prohibía el consumo de ajo a todos los nobles.

No obstante, estas creencias se han desestimado y el ajo pelado ahora es un alimento muy valorado. Y en Chemajos, desde siempre hemos sido de los que adoran este producto por sus propiedades e innumerables beneficios para el organismo. ¿Y tú? ¿Eres como nosotros?