El real food es la contraposición de la comida ultra procesada. El ajo pelado, las frutas, el pescado, los huevos, entre otros, son ricos y saludables alimentos que forman parte de este primer grupo. Son, por lo tanto, productos que deben constituir la base de una dieta diaria. Por lo tanto, comer ajo pelado es real food.

Si es así, es hora de hacer un cambio. Y como en Chemajos sabemos que nunca es tarde para mejorar la alimentación, traemos seis razones por las que dar el primer paso. El objetivo es animarte a incluir siempre la comida real, como el ajo pelado, en las recetas. Una transformación que, sin lugar a duda, el organismo agradecerá.

  1. Mejora la salud: La comida real tiene disímiles nutrientes y propiedades que harán al organismo más activo y saludable. Por ejemplo, el ajo tiene fructosanos, un componente ideal para reforzar las defensas.
  2. Bienestar en el organismo: El cuerpo requerirá de unas semanas para acomodarse, pero cuando lo haga, se notarán cambios positivos. Como puede ser el bienestar digestivo, físico, estético y mental.
  3. Más sabor: Ahora las frutas serán más dulces y se apreciará a la perfección el aroma y el sabor de condimentos, como el ajo pelado, y las especias.
  4. Adiós al picoteo: Al contrario que con el real food, la comida ultra procesada llena al instante, pero nunca sacia debido a la falta de nutrientes. Por lo tanto, una vez comience el cambio, el cuerpo pedirá alimentos más elaborados y sabrosos.
  5. Desarrollo de habilidades: La vida sana requiere esfuerzo, orden y aprendizaje. Ya no es suficiente con calentar un plato precocinado, sino que debe cocinarse desde cero.
  6. Contagio interpersonal: Los cambios positivos que irán aflorando a medida que avanza el proceso repercutirán en quien los vea y querrá conseguirlos.

Estas razones, aunque hay muchas otras, son más que suficientes para lazarte y comenzar una vida saludable. En Chemajos llevamos años practicándola y siendo conscientes de los beneficios de la comida real, del ajo pelado y del slow cooking. Y tú, ¿Ya lo has hecho?